LandsCare es un juego de palabras. Podría traducirse por “el que cuida la Tierra”, el que “custodia la casa común”. Y es que la revista LandsCare nace como respuesta a la llamada del Papa Francisco en su encíclica Laudato Si´ a “proteger nuestra casa común (LS13)”

 

Desde LandsCare queremos ayudar a volver a mirar la naturaleza con pasión y cariño, de un modo sencillo, como con los ojos de un niño. Pues como explica Rachel Carson (El sentido del asombro), “el mundo de los niños es fresco y nuevo y precioso, lleno de asombro y emoción. Es una lástima que para la mayoría de nosotros esa mirada clara, que es un verdadero instinto para lo que es bello y que inspira admiración se debilite e incluso se pierda antes de hacernos adultos.” Pensamos que con esta mirada será fácil para cada uno de nosotros responder a la invitación del papa Francisco a  promover una “cultura ecológica que no se pueda reducir a una serie de respuestas urgentes y parciales a los problemas que van apareciendo en torno a la degradación del ambiente… (si no a) una mirada distinta, un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia ante el avance del paradigma tecnocrático” (LS111).

 

Esta pequeña revista por ahora digital y de difusión por ahora limitada en su versión en papel sobre Iglesia y Medio Ambiente está pensada para un público general tanto cristiano como participante de los grupos de conservación de la naturaleza y ecologistas. Pretende humildemente tratar de trazar un puente entre quienes viven enamorados de la «Madre Tierra» y quienes viven enamorados de su «Padre Creador». Porque la belleza de la naturaleza y de Dios es una sola.

En este puente que pretende ser LandsCare queremos animar a contemplar, compartir, actuar y disfrutar o lo que es igual, dar gracias.  Contemplar  al igual que “el Señor podía invitar a otros a estar atentos a la belleza que hay en el mundo porque él mismo estaba en contacto permanente con la naturaleza y le prestaba una atención llena de cariño y asombro (LS97). Compartir las mejores prácticas, para estimular la creatividad que busca nuevos caminos, para facilitar las iniciativas personales y colectivas (LS177) Actuar animando a todos a “colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades (LS14)”. Y por último mostrar como quienes saben disfrutarmás y vivir mejor cada momento son los que dejan de picotear aquí y allá, buscando siempre lo que no tienen, y experimentan lo que es valorar cada persona y cada cosa, aprenden a tomar contacto y saben gozar con lo más simple”.

 

LandsCare nace en el seno de la Universidad Eclesial de San Dámaso, con la colaboración de la Fundación Talgo para mostrar caminos sobre cómo vivir comprometidos con el cuidado de las personas y naturaleza que nos rodea, ayudarnos a ser cada día más conscientes del excepcional regalo que es nuestro planeta y poder vivir más fácilmente en acción de gracias y disfrutando por tanta belleza como se derrama a nuestro alrededor…