La comisión de ecología integral de la Archidiócesis de Madrid, ahora enmarcada en la Vicaría de Desarrollo Humano Integral fue creada en el año 2017 por el Sr. Cardenal de Madrid, D. Carlos Osoro. La misión de esta comisión es ayudar a la diócesis a promover un mejor entendimiento de nuestra tradición cristiana en relación con la conservación ambiental, así como a favorecer la aplicación de la encíclica Laudato Sí tanto en la vida espiritual como en la gestión ambiental de las distintas instituciones católicas diocesanas.

Una de las iniciativas que está promoviendo esta comisión es la realización de un inventario sobre la situación ambiental de las parroquias de la diócesis de Madrid, con ánimo de conocer mejor el punto de partida y poder ayudar a los párrocos –y al conjunto de la diócesis-  a realizar acciones concretas que ilustren la conversión ecológica que el Papa Francisco pide a todos los católicos:  «Espero también que en nuestros seminarios y casas religiosas de formación se eduque para una austeridad responsable, para la contemplación agradecida del mundo, para el cuidado de la fragilidad de los pobres y del ambiente» (Papa Francisco, Laudato si, 2015, n. 214). Además de subrayar la coherencia de la fe, ese esfuerzo para promover estilos de vida más sencillos y un cuidado del ambiente más comprometido tendrá una repercusión profética, mostrando la belleza de nuestra Fe en un terreno tan cercano a muchos de nuestros contemporáneos.

El inventario sobre la gestión ambiental de las parroquias se basa en una sencilla encuesta que puede cumplimentarse por el párroco o persona que lleve la gestión material de la parroquia. Se puede rellenar en este enlace:

https://es.surveymonkey.com/r/invent_parroquias

La encuesta, a rellenar por párrocos o responsables de parroquias puede cumplimentarse desde un ordenador o un móvil. No pretende de fiscalizar a nadie, sino ayudar a las parroquias a promover la conversión ecológica que nos pide el papa Francisco en la encíclica, favoreciendo además, a medio y largo plazo, una gestión más eficiente de nuestros edificios parroquiales y estimulando la pastoral con esta dimensión ambiental tan cercana a nuestra tradición católica.