Según un macroestudio publicado en la revista The New England Magazine, la contaminación producida en las grandes ciudades-650 urbes de 24 paises diferentes analizados- las partículas en suspensión en el aire producidas principalmente por el tráfico de automóviles habría aumentado significativamente el número de muertes vinculadas con la polución atmosférica.

El estudio realizado constata algo que los científicos llevan años advirtiendo; los grandes hongos de polución que cubren el cielo de ciudades como Madrid o Barcelona, son los causantes de un aumento del 0,68 % en las muertes diarias derivadas de este fenómeno. Aunque no es un incremento de la tasa de mortalidad elevado, la cantidad de microgramos de las partículas PM2,5 y PM10, en suspensión constante en el aire, aumentan la tasa de mortalidad a corto plazo, según confirma el equipo de científicos a cargo del estudio.

El estudio realizado con la misma metodología en todas las ciudades y países objeto de estudio; constata además que entre el período de 1986- 2015, las partículas en suspensión en el aire estarían detrás de un incremento estadísitico en la tasa de mortalidad de las ciudades, y que tanto los problemas cardiovasculares como los pulmonares, particularmente donde estas partículas causan más daño en el organismo, se han incrementado porcentualmente. El estudio trata de conocer como afecta la contaminación en la vida diaria del ciudadano y reafirma el problema al que se enfrentan los grandes núcleos urbanos.