Afirma el Papa Francisco que “hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres”. Un artículo científico ha puesto de manifieto una relación más entre el clamor de los pobres y la destrucción ambiental: Miles de animales migratorios en peligro corren el riesgo de extinción local debido a las enormes cercas de seguridad que se han erigido alrededor de la fortaleza de Europa para mantener alejados a los refugiados.

Un importante estudio en el que participaron investigadores de 10 países, incluidos expertos en conservación de la Universidad de Bangor, descubrió que se han erigido cerca de 1.800 millas de vallas en todo el continente en un apuro por fortalecer las fronteras nacionales. Los investigadores dicen que las nuevas barreras en Europa, además de más de 14.000 millas de vallas y muros en el Cáucaso y Asia Central están matando a la vida silvestre en gran número a medida que se enredan en alambre de púas y están aislados de importantes hábitats estacionales.  

En el peor de los casos, esto puede provocar que un gran número de animales muera de inanición. En el mejor de los casos, da como resultado una fragmentación de las poblaciones y una reducción en su viabilidad a largo plazo. El  Dr. Matt Hayward, de la Universidad de Bangor afirma en su  estudio que: “La actual crisis de refugiados en Europa ha visto a muchos países apresurarse a construir cercas de seguridad fronteriza para desviar o controlar el flujo de personas. Esto sigue una tendencia de construcción de vallas fronterizas en Eurasia durante la era posterior al 11 de septiembre “.  Y agrega: “Estas vallas representan una gran amenaza para la vida silvestre porque pueden causar mortalidad, obstruir el acceso a recursos estacionalmente importantes y reducir el tamaño efectivo de la población”.

El artículo completo puede leerse aquí

Las nuevas fronteras entre Hungria, Eslovenia y los Balcanes cierra el paso a inmigrantes y fauna silvestre