Durante el verano de 2017 un grupo de alumnos  junto con su profesor  Pablo Martínez de Anguita de la Universida Rey Juan Carlos decidieron irse a echar una mano a Nicaragua, a sus montañas en el Norte, al bello pueblo de San José de Cusmapa, antaño un pueblo forestal que tuvo que dejar de conratar madera cuando ante los excesos de tala el gobierno decretó una veda que impedía cualquier corta. La gente se quedó en la calle, sin poder trabajar en el aserradero. ¿Qué hacer? La idea era ayudar a transformar un pueblo  forestal en uno ecoturístico. Para ello había que identificar los caminos más bonitos y hacerlos accesibles a cualquier persona con señalizaciones y guías turísticos.

El equipo se dedicó durante unas semanas a recorrer sus caminos con  un GPS primero y luego con botes de pitura, y utilizando la señalética oficial de los caminos de la Federación Española de Montañismo, que es muy sencilla, comenzó su trabajo. Aquí os dejamos un video de la experiencia así como el mapa quehemos acabado finalmente para que la comunidad indígena pudiera ponerlo en  formato A0 en la plaza del pueblo. Los costes, no más de 100 dólares en material. Quizá esta experiencia sirva para que otros pueblos de bellos paisajes en Latinoamérica puedan también transformarse en lugares de recreo  y ecoturismo…

Podeis leer la experiencia y el método de trabajo entero aquí por una de las personas que la vivió… y filmó…

Es sencillo.. marcando los caminos usando esta señalética: