Desde representaciones de la Natividad, hasta los más bellos belenes, la fiesta de la Navidad se disfruta y celebra de formas diferentes y muy diversas en todas partes del mundo.  Pero quizá uno de los rincones más desconocidos es la Sierra Norte de Madrid. En ella podrás conocer llamativos lugares, alejados de las conglomeraciones anuales en el centro de la capital. 

Si te acercas a Braojos de la Sierra, podrás revivir la Pastorela, en la que se representa cómo los pastores fueron los primeros que ofrecieron sus cantos y corderos al Niño Dios. Esta es una danza antiquísima, la primera referencia que se conoce se remonta a escritos datan del s. XV, aunque se piensa que su origen podría reomontarse hasta el s. XIII.  En Nochebuena, los pastores bajan al pueblo y van a la Iglesia a presentar al Niño Dios los mejores corderos de sus rebaños en la Misa del Gallo, y allí danzan en distintas partes de la celebración acompañados por instrumentos rudimentarios y artesanales. Otro de los momentos en los que adorar al Niño es en las misas de Navidad, Año Nuevo y  Reyes en las que los habitantes de Braojos se acercan a la magnífica iglesia de San Vicente Mártir, una joya de más de 400 años conocida como la “Catedral de la Sierra Norte”.

Belén viviente de Buitrago de Lozoya

El  31 de diciembre, podemos disfrutar de Las Luminarias en Cervera de Buitrago. Una festividad en la que se queman lo malo del año que termina para comenzar con fuerzas renovadas el nuevo año. En el caso de querer  recibir a Sus Majestades de Oriente, el 5 de enero podemos acercarnos a Torrelaguna  y disfrutar de la representación del “Auto de los Reyes Magos”; basada en un Auto Sacramental del s.  XII, la obra teatral más antigua en castellano, en la que participan más de 100 personas, y que se realiza en la preciosa Iglesia Catedralicia de Santa María Magdalena (S. XV)

En el caso de querer sentirse partícipe de la emoción con la que se vivió el nacimiento del Niño Jesús en el portal de Belén hace hace más de 2000 años, no hay más que dejarse caer por alguno de los municipios que celebran su nacimiento con hermosos belenes vivientes. Estas representaciones las tenemos por toda la geografía de la Comunidad de Madrid. Algunos belenes como el de Buitrago del Lozoya está declarado bien de Interés Turístico. Otro de estos preciosos belenes vivientes es el de El Berrueco, en el que desde 1998 todos los vecinos del pueblo participan en la preparación de la puesta en escena, el vestuario, los guiones, la gestión… En esta representación se incluyen tanto escenas bíblicas como de oficios típicos de la zona de la sierra. Por ejemplo, panaderas trabajando la masa y cociendo pan, hilanderas o canteros. La representación se realiza en la zona histórica, convirtiéndose en escenario natural, y siendo la representación solo alumbrada por las hogueras y antorchas.

En las bodegas y cuevas árabes de la zona de “El Charcón” en el Molar, se representa el Belén Viviente desde 2007. En él se recrean diferentes escenas navideñas con personajes bíblicos y cerca de 100 animales. El recinto ocupa aproximadamente dos kilómetros, y existe la posibilidad de contratar grupos guiados en diversos idiomas. Finalmente, en Valdepiélagos, donde se elaboran los Roscones de Reyes más ricos de Madrid, podremos transportarnos a Judea, e incluso a Egipto por las escenas de su Belén viviente que desde 2010 que transforma su casco urbano, con río y cascada incluidos.

Esta es una una pequeña muestra de las maravillas que podemos encontrar en la sierra de Madrid estas navidades,  y en caso de querer participar se pueden consultar las fechas de las celebraciones en las páginas web de los ayuntamientos de las localidades.

¡Feliz Navidad!

Gemma Leticia Samino